Los jóvenes cubanos no quieren boda
Cubaeconómica.com
Que la familia es la “célula básica de la sociedad” no lo duda nadie en Cuba donde es lo más común encontrar núcleos en los cuales conviven “de lo más bien” hasta cuatro generaciones y más, aunque cada vez con mayor frecuencia, según estadísticas, se escucha a los jóvenes decir que para eso “ya no hace falta casarse”.

Un hecho lo facilita, pues por las leyes cubanas los hijos tienen iguales derechos, lo mismo hayan sido procreados dentro que fuera del matrimonio; pero además, a estas alturas, celebrar una boda en Cuba, por todo lo alto, “como Dios manda”, también conlleva una “alta” cantidad de pesos cubanos convertibles (CUC), que la mayoría no está dispuesta a pagar.

En 'Radio Bemba' ya casi nadie habla de las bodas por la iglesia, que se pusieron muy de moda cuando la religión dejó de ser tabú. En cambio, sí abundan los comentarios de lo que cuestan las bodas, y por eso muchos consideran que “el dinero de la fiesta se va en una noche, así que mejor es utilizarlo en conseguir un cuartico y lo demás”.

También, aseguran, se pasa mucho trabajo para conseguir las cosas de la fiesta, desde los trajes y los anillos hasta el bufet, mientras que otros, más pragmáticos aún, no sacan ni esa cuenta: “Nos juntamos y ya, y si la cosa no marcha, pues no tienes ni que divorciarte, das calabaza y todos contentos”, dicen sin la menor preocupación.
2016-09-16