Lo que 'Mathew' no dejó
Cubaeconómica.com
Las autoridades cubanas siguen contabilizando las pérdidas causadas por el huracán 'Mathew' en el extremo más oriental de la isla, donde ya se sabe que en las localidades más afectadas más del 80% de las edificaciones fueron dañadas, así como un alto porcentaje de las cosechas de café y cacao, principales rubros económicos de esa zona.

También fue al piso casi todo el tendido eléctrico y telefónico, por lo que demorará al menos hasta bien entrado noviembre el restablecimiento total de ambos servicios.

Sin embargo, contra todo pronóstico, no se produjo lo que todo el mundo esperaba y que según dicen los cubanos es lo único bueno que dejan los ciclones, las lluvias, que hubieran podido colmar los embalses y saciar la intensa sequía que padece esa zona del país, por demás la menos favorecida por las precipitaciones tradicionalmente.

El diluvio que anunciaba el huracán con su enorme masa de nubes no llegó y las presas de la provincia de Guantánamo, que estaban al 30 % de su capacidad, solo aumentaron hasta el 45%, aunque “algo es algo” a juicio de los más optimistas, después de unos cuantos años con lluvias por debajo de la media.

Pero “habrá que esperar otro cicloncito, que no fastidie tanto y deje agua”, dicen muchos, sobre todo los campesinos, a la espera de que el cielo beneficie sus cosechas.
2016-10-20