Una vía rápida que a muchos molesta
Cubaeconómica.com
En algunos negocios privados de La Habana está proliferando una nueva moda, o más bien una mala costumbre, que unos han bautizado como “la vía rápida”, mientras que para otros no es más que una falta de respeto para el resto de las personas de quienes tienen y ostentan un alto estándar de vida.

Lo lógico es que si usted va a una barbería o a cualquier otro establecimiento deba esperar su turno pacientemente si hay cola, pero algunos llegan y sin peguntar por el último, pasan olímpicamente por delante de todos con pronunciar solo dos palabras mágicas: “vía rápida” lo que se traduce en pagar el doble.

Así, si un corte de pelo cuesta 20 pesos cubanos (CUP), lo que en Cuba ya es mucho, sale en el doble, y quienes no pueden o no quieren someterse a la “vía rápida” tienen que esperar y esperar a que les toque su turno.

Se trata, dicen muchos, “de una maraña más para tumbarle dinero fácil a la gente” porque quienes brindan el servicio ni chistan pues ganan el doble, y como dicen algunos, “organizar la cola es cosa de los clientes”, pero el tema ya ha saltado hasta en la prensa que no duda en considerarlo como “la función ultrajante que a veces puede ejercer el dinero”.
2016-11-23