Luto e Interrogantes en La Habana
Cubaeconómica.com
La Habana parece otra ciudad desde que se conoció del fallecimiento de Fidel Castro en la noche del 25 de noviembre, pues un extraño recogimiento se mantiene desde entonces en toda la ciudad, más allá del duelo nacional decretado por el Gobierno.

No se trata de la suspensión de todos los festejos y actividades públicas o la ausencia de música o de la emoción lógica que provocan los homenajes en la Plaza de la Revolución al desaparecido líder, sino de un raro sopor que parece expandirse por todos lados aun cuando la vida cotidiana sigue su ritmo normal.

Hay quienes en Radio Bemba comentan que ese recogimiento va más allá de la tristeza por la pérdida del “máximo líder”, sino que parece embargar a fieles y a detractores.

Dicen, que “es como un sentimiento de incertidumbre sobre el futuro sin Fidel, que siempre estuvo al tanto de todo”, y ante tal perspectiva, mientras unos insisten en que “las cosas seguirán igual”, otros advierten que “quizá ahora Raúl acelere los cambios en el país”, que mantenga lo bueno y “que cambie lo que tenga que cambiar”.

Y no faltan quienes ven con preocupación que la ausencia de Fidel Castro influya de alguna forma en el futuro de las incipientes relaciones con EEUU, porque según afirman, “no sería la primera vez que los yanquis intentan coger los mangos bajitos”.
2016-12-02