De dónde son las galletas, preguntan los habaneros
Cubaeconómica.com
Un son tradicional cubano de principios del pasado siglo es recordado especialmente por su pegajoso estribillo que pregunta “de dónde son los cantantes”, y que bien puede ser parafraseado hoy en La Habana por aquellos que se preguntan sin hallar respuesta “de dónde son las galletas”.

Porque desde hace tiempo en la capital han proliferado los vendedores ambulantes de galletas, pero lo llamativo es que sin importar el barrio, ya sea Miramar, La Víbora, Centro Habana o incluso el periférico San Miguel del Padrón, las galletas siempre son las mismas, envasadas en idénticos sobres de nylon y con igual precio: un peso convertible (CUC) el paquete.

En Radio Bemba hay quienes aseguran que por el volumen que al parecer alcanza la producción, ya no puede tratarse de un horno artesanal propiedad de algún emprendedor emergente, sino de “una fábrica con todas las de la ley” pero que nadie sabe dónde está.

Otros comentan que “ese negocio debe ir viento en popa”, pues si al principio eran solo galletas con sabor a ajó o de ajonjolí, a estas alturas la variedad es cada vez más amplia y ya los vendedores incluyen en su oferta hasta “cangrejitos”, bizcochos y palitroques, sin que al parecer las panaderías estatales le planteen competencia alguna.
2016-12-21