Construyendo "por cuenta propia" en La Habana
Cubaeconómica.com
Si durante los años 90, La Habana era una ciudad de edificios apuntalados, ahora esa imagen está cambiando, y aunque el deterioro sigue siendo evidente en unos barrios más que en otros, también lo es el incremento de las construcciones o remodelación de casas en las que se encuentran inmersos miles de habaneros.

En 2016, el Estado vendió a la población materiales de construcción por 1.400 millones de pesos, un récord y el mayor volumen en la capital, aunque la demanda sigue superando a la oferta, según admiten las autoridades, lo cual ha abierto un filón para que ocupen un espacio las cooperativas y los privados.

En Radio Bemba algunos aseguran que "ese es un negocio redondo porque la demanda es mucha" y hay privados "con la chispa encendida" que han puesto a funcionar sus "chinchalitos" y están "haciendo zafra" con la fabricación y venta de materiales.

Por supuesto, a los amantes del dinero fácil no les llama la atención porque "hay que pinchar duro y ensuciarse" como afirma un albañil devenido fabricante de bloques, quien ha ido progresando, ya cuenta con varios empleados y produce ladrillos de diferentes medidas, tejas, baldosas y hasta exclusivos "materiales antiguos" por encargo, empleados en la restauración de La Habana Vieja.
2017-02-28