"Lomaté" gana adeptos
Cubaeconómica.com
La lucha de los habaneros contra los mosquitos, trasmisores de temibles enfermedades como el dengue y el zika entre otras, no se detiene, aunque la ofensiva de fumigaciones del pasado año con militares y otras autoridades ha amainado y ya no se ven con tanta frecuencia por las calles de La Habana las humaredas con olor a petróleo.

En su lugar, aunque no como sustituto, las autoridades sanitarias han estimulado una especie de "fumigación por cuenta propia" mediante la venta de insecticida y aparatos aspersores.

En Radio Bemba muchos miraron con cierta ojeriza lo que calificaban como "un nuevo invento", sobre todo por el precio poco atractivo del litro de insecticida (20 pesos cubanos), y de los aspersores plásticos de fabricación china (17 pesos cubanos), puestos a la venta en las farmacias.

Sin embargo, con el paso de las semanas ha ido cambiando la percepción porque "Lomaté" –así se llama el insecticida de producción nacional- ha demostrado ser muy eficaz no solo contra los mosquitos, sino porque "liquida cuanto bicho hay en la casa" como aseguran muchos, además de que es inodoro y la gente puede fumigar "cuando uno quiera y no cuando quieran los fumigadores de Salud Pública".
2017-03-31