El cielo en La Habana sigue sin nubes
Cubaeconómica.com
No ha cundido el pánico, pero en La Habana –y en toda Cuba- la preocupación es generalizada y creciente, porque las lluvias siguen sin aparecer y la sequía hace cada vez más estragos, con presas que se van vaciando poco a poco, manantiales que se agotan, un ganado famélico y cosechas a las que no les llega suficiente agua.

Las autoridades han acometido todo tipo de programas, desde apurar la construcción de una potabilizadora de agua de mar en Santiago de Cuba y planificar otras en el centro y occidente del país, hasta abrir pozos donde quiera que haya vestigios del líquido y promover su máximo ahorro en viviendas y empresas.

Los comentarios no cesan en Radio Bemba, donde muchos advierten que "ni los últimos ciclones trajeron suficientes lluvias" y los pocos frentes fríos de la temporada invernal apenas dejaron caer "unas lloviznitas", mientras ahora cifran sus esperanzas en que "ya mayo está cerca y ojala traiga bastantes aguaceros", aunque los pronósticos de los meteorólogos, al menos por ahora, no abrigan muchas esperanzas.

Otros aseguran que las temperaturas desde comienzos de abril, disparadas por encima de los 34 grados en un mes tradicionalmente fresco, se deben también a la ausencia de las lluvias, y aseguran que "si ahora es así, lo que nos espera en agosto es mucho"
2017-04-27