Los cruceros siguen a tope
Cubaeconómica.com
La invasión de miles de turistas que cada semana arriban en cruceros al puerto capitalino parece estremecer los palacios y fortalezas de La Habana Vieja e inunda las estrechas calles donde los vendedores de artesanías, los pequeños restaurantes y cafeterías y los choferes de almendrones descapotables “hacen zafra”, al decir de Radio bemba.

Algunos comentan que, al parecer, “los yumas que vienen en los cruceros ni se han enterado de las nuevas restricciones a los viajes” impuestas recientemente por Washington, y las cifras oficiales lo corroboran, pues en 2016 llegaron por esa vía 112 000 pasajeros, casi cuatro veces más que en 2015, y este año debe triplicarse la cantidad de viajeros en relación con la etapa recedente, según el Ministerio de Turismo.

Además, importantes empresas del ramo, como Norwegian y Carnival, apuntan a aumentar el número de barcos y de viajes con vistas al 2018.

Especialistas afirman que la modalidad de cruceros aporta mucho menos dinero al país receptor que el turismo convencional y causa problemas medioambientales, pero advierten que es una variante más para desarrollar la industria sin humo en la isla, y llaman a estimularla y al mismo tiempo buscar soluciones a los inconvenientes.
2017-09-05