Hacen falta viviendas "anticiclones" dicen en Cuba
Cubaeconómica.com
Cada vez se escuchan más voces en Cuba –de especialistas o gente de a pie- advirtiendo de que hacen falta planes más concretos y voluminosos para enfrentar uno de los problemas principales que causan los huracanes: la destrucción de miles de viviendas cada año, lo que aumenta las necesidades del ya deteriorado fondo habitacional.

Según datos oficiales hay un déficit de 880 000 viviendas, y desde 2005 los ciclones que han pasado por la isla han destruido casi 150 000, y muchas más han sufrido daños.

Para resarcir las pérdidas de inmediato se ponen a tope las fábricas de tejas de aluminio o fibrocemento, pero esas cubiertas ligeras no soportan vientos demasiado fuertes, más aún si con la premura no son colocadas adecuadamente, por lo cual, como dicen algunos, “esos techos son comida para el próximo ciclón”, y solo las viviendas de bloques y techos de placa salen airosas.

Si se sabe que según el Censo de población y viviendas de 2012 en ese momento el 46 % de las casas tenían techos de materiales ligeros, la conclusión es obvia para muchos: el país, por la vía estatal y del esfuerzo privado, tiene que ir cambiando el panorama habitacional, no solo para que las familias posean casas dignas, sino para evitar también las enormes pérdidas materiales que provocan los huracanes cada año.
2017-10-05