Díaz-Canel responde a las presiones de EE.UU.
Cubaeconómica.com
El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ha salido al paso de la creciente ofensiva diplomática y legislativa del Gobierno de Donald Trump contra las autoridades de la Isla al señalar que el pueblo de Cuba y su Gobierno no realizarán concesiones inherentes a su soberanía e independencia.

En una simbólica intervención, ya que tuvo lugar en un acto de homenaje al 50 aniversario de la muerte del Ché; el teórico número dos del regimen volvió a reiterar que Cuba no aceptará condicionamientos en su política. Una afirmación que es una evidente respuesta a las recientes declaraciones de Trump en la Asamblea General de la ONU cuando reiteró que su país no pondrá fin al embargo contra la Isla hasta que esta cambie su sistema político y económico.

Pero estas declaraciones también son una respuesta a la decisión del Gobierno de Trump de expulsar a 15 miembros del cuerpo diplomático de Cuba en el país norteamericano como represalia por los daños que ha sufrido el personal de la embajada de EE.UU. en La Habana; así como a la de reducir a la mitad la presencia de la suya en la Isla y de, oficialmente por el mismo motivo, recomendar a sus ciudadanos no viajar allí.

Un asunto al que Díaz-Canel también quiso referirse al calificar como "insólitas patrañas sin evidencia alguna con el propósito de desacreditar la impecable actuación de nuestro país", en referencia a la investigación sobre dichos daños que supuestamente tendrían origen en unos misteriosos ataques acústicos a los que, por otra parte, tampoco se les ha atibuido autoría. Asimismo, el vicepresidente cubano reafirmó la seguridad de la la Isla como destino turístico.

Algunos analistas consideran que Díaz-Canel es el favorito para convertirse en jefe de estado a partir del mese de febrero en el que está previsto que Raúl Castro abandone su cargo.
2017-10-09