EE.UU. incentiva de nuevo la inmigración cubana
Cubaeconómica.com
En una nueva señal de hostilidad contra las autoridades del país caribeño, el Gobierno de EE.UU. ha dado a conocer, a través de unas revelaciones que ha realizado a la Agencia EFE una funcionaria del Departamento de Estado, que mantendrá activo el Programa Cubano de Reunificación Familiar, precisamente, cuando las relaciones consulares entre los dos países se han reducido a la mínima expresión.

Es en esta conyuntura que EE.UU. ha decidido priorizar dicho programa, conocido por sus siglas en inglés CFRP y creado en 2007, que permite que tanto los ciudadanos estadounidenses como los residentes permanentes en el país norteamericano puedan solicitar permisos condicionales para que sus familiares en Cuba puedan visitarlos sin tener que esperar a que estén disponibles sus visados de inmigrante.

Y lo que es aún más relevante, según indica el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) de Estados Unidos en su página web, permite que una vez que los beneficiarios del programa estén en EE.UU. puedan solicitar una autorización de trabajo mientras esperan para solicitar un estatus legal de residente permanente.

Es decir, el programa constituye una vía abierta a la inmigración cubana y una invitación a que el personal más cualificado de la Isla abandone el país con rumbo a EE.UU. Y también un cambio de rumbo, otro más, respecto a las medidas implementadas por Barack Obama; en este caso, sobre la política de «pies secos, pies mojados» a la que el predecesor de Trump puso fin el 12 de enero.

Y es que aquella política del gobierno de los EE.UU. guardaba claros elementos de similitud con la CFRP ya que se caracterizaba por admitir a los inmigrantes provenientes de la Isla una vez habían pisado la costa estadounidense e incluso les ofrecía la posibilidad de obtener la tarjeta de residencia permanente un año después.

Por ello, durante el tiempo que estuvo en vigor, provocó un gran aumento del número de emigrantes cubanos hacia EE.UU. y su finalización había sido una reivindicación história de las autoridades cubanas. Algo que lleva camino de reproducirse con la CFRP si se tiene en cuenta que, según las declaraciones de la citada funcionaria a EFE, el Gobierno de Trump tiene previsto anunciar nuevos planes sobre su implmentación. Y también sobre qué se hará con los solicitantes de refugio.

Con todo, probablemente el aspecto más sangrante para las autoridades del país caribeño es que EE.UU. haga este tipo de anuncio en paralelo a la reduccción al mínimo de su personal en la embajada estadounidense en La Habana. Y es que, pese a haber suspendido la emisión de visados y limitar sus servicios consulares a trámites de emergencia, el Gobierno de Trump ha querido enviar una nueva señal de que sus prioridades pasan, de nuevo, por la confrontación simbólica con la Isla.
2017-10-12