PUBLICIDAD
Año XX - Madrid, Lunes 11 de Diciembre de 2017
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Editorial

Con permiso... Tres preguntas

Julio A. DÍAZ VÁZQUEZ Profesor del Centro de Investigaciones de la Economía Internacional
Cubaeconómica.com / 15-03-2015
China es el segundo socio comercial de Cuba, solo superada por Venezuela. En 2013, el intercambio alcanzó un monto de 1.800 millones de dólares y sigue creciendo. Durante la 27 Sesión de la Comisión Intergubernamental Cuba-China, realizada en La Habana a finales de enero, se firmaron cinco nuevos convenios en agricultura, telecomunicaciones, comercio, finanzas, industria y transporte, confirmando el interés de ambas naciones de fortalecer y ampliar sus relaciones económicas. En vista de la trascendencia alcanzada por estas relaciones, el doctor en Ciencias Económicas Julio A. Díaz Vázquez, profesor titular en el Centro de Investigaciones de la Economía Internacional, de la Universidad de La Habana, accedió a responder preguntas de Negocios en Cuba.

- Como segundo socio comercial de Cuba ¿cómo se beneficia la Isla de sus lazos con China?
- Para el país caribeño, China tiene relevancia especial, pues permite adquirir equipos imprescindibles, como los destinados al transporte, desarrollar otros, como las telecomunicaciones, créditos en condiciones ventajosas, así como acceso al mercado en expansión más grande del mundo. Aunque el flujo bilateral sufrió ritmos decrecientes entre 1990 y 1995, en la primera década del nuevo siglo experimenta un alza permanente, lo que convirtió a China en el segundo socio comercial de Cuba. China constituye para la Isla el segundo proveedor internacional. Mientras, Cuba, si bien es relevante para China en el contexto del Caribe, con respecto a la región latinoamericana ocupa un lugar modesto. En cuanto a la deuda acumulada, cabe señalar que, a partir de 2003, se han venido cumpliendo rigurosamente los pagos y compromisos suscritos con China, por la parte cubana.
-¿Qué sectores de la economía cubana interesan a los inversionistas chinos?
- En el año 2006 fue suscrito un Memorando de Entendimiento por parte del Gobierno de Cuba y un grupo de grandes consorcios de China, que otorgaron un techo financiero para cubrir operaciones por un monto de 1.800 millones de dólares. En la esfera de las inversiones mixtas funcionan 9 empresas chino-cubanas, 4 de ellas en Cuba, y 5 en China. Cubren actividades en la agricultura, telecomunicaciones, industria ligera, turismo, biotecnología y la salud. Las inversiones chinas se estiman en unos 50 millones de dólares; las de Cuba, en unos 40 millones. La Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPCh) y Cuba- Petróleo (Cupet) firmaron un acuerdo, para la exploración y búsqueda de hidrocarburos. Mientras, un proyecto de la rama del turismo es la creación de la empresa mixta Cuba-Shanghái, donde participan, en mayoría, la Corporación Cubanacán SA, y la compañía Suntime International, de China.
-¿Cómo se inserta Cuba en el proceso de expansión china y en un plano más amplio, América Latina?
- La actualización del modelo económico está insertando al país en el movimiento de cambios globales que transcurren en la arena internacional. Primero, están los cambios en la economía interna para entrar de forma más activa en las cadenas globales de producción. Segundo, integrar las inversiones foráneas a la economía interna, potenciar las exportaciones, sustituir importaciones, y los encadenamientos en los procesos productivos. En tercer lugar, programas conjuntos como los que desarrolla Cuba en los marcos de la ALBA o mediante la asociación con los países del Caribe, integrados en la Comunidad del Caribe (Caricom). En cuarto lugar, está el recién lanzado Foro América Latina-China, propuesto por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) en la cumbre de La Habana en enero de 2014 y ratificado por el encuentro China-Celac.