PUBLICIDAD
Año XX - Madrid, Lunes 11 de Diciembre de 2017
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Editorial

Gente, gente, gente

Cubaeconómica.com / 01-04-2015
Issac Delgado está satisfecho, pues después de largo tiempo radicado en Estados Unidos tiene la certeza de que a pesar del tiempo transcurrido la gente no dejó de escuchar su música y que cuando volvió a la isla hace ya casi dos años, continuaba siendo ‘El Chévere’ de la salsa, como lo bautizaron sus seguidores.
Su retorno a la isla lo supieron muchos a nivel de comentarios entre amigos, hasta que hizo su aparición en público de una manera inusual y en cierta medida “a lo grande”, pues el cantautor Silvio Rodríguez lo llevó como invitado a uno de sus innumerables ‘conciertos por los barrios’. Qué mejor termómetro para medir que continuaba siendo reconocido por el público.
“Los artistas nos retroalimentamos de lo que va ocurriendo en nuestras vidas, nos nutrimos de donde estamos y de hacia dónde vamos”, confesó recientemente a la prensa, justo antes de comenzar un concierto por los 25 años de su grupo.
“Realmente he estado más en Europa y en Latinoamérica en los últimos meses. No he desatendido el mercado internacional, lo que sí he dejado de tocar un poquito en Puerto Rico y en Estados Unidos. Ya hace casi ocho meses. Lo último que hice fueron unos festivales en Los Ángeles y en el oeste de ese país, así como una presentación en tierra boricua", señaló.
Aunque el intérprete de ‘Ella es un reloj’, ‘Deja que Roberto te toque’ y ‘El solar de la California’ que pusieron a bailar a media Cuba, aclaró que ha estado actuando en el mundo entero, se ha sentido con mucha más fuerza archipiélago adentro.
Y para ello anda en los preparativos de un disco gracias a una licencia de su disquera para su futura distribución en Cuba por la casa Egrem, y con el cual espera motivar no solo a los cubanos sino también al público norteamericano. “Hemos hablado con algunos promotores estadounidenses y es posible que para el verano hagamos unos festivales allá y en Puerto Rico. En este último tengo una orquesta, aunque la de Cuba está bien formada y con tremenda sonoridad. Por eso quiero ir con mis músicos cubanos a Puerto Rico. No descarto que sea en junio o julio y quizás también después del verano”.
Luego de dejar una huella en el repertorio de otra gran máquina de hacer salsa, NG La Banda, con éxitos como ‘Necesito una amiga’, Issac Delgado decidió en 1990 probar suerte con su propio agrupación. “Estoy contento porque llego a 25 años con el grupo y está en la preferencia de la gente”, asegura ‘el Chévere de la salsa’.

La gran bailarina cubana Alicia Alonso siempre es noticia, y más cuando devela tras bambalinas pasajes de su mítica existencia.
Yo me convertí en el personaje de Giselle, aseguró hace muy poco la prima ballerina assoluta y directora del Ballet Nacional de Cuba, al referirse a ese clásico.
Fue el primer gran ballet mundial que bailé en mi vida, las piernas me temblaban, recordó la artista, quien el 2 de noviembre de 1943 asumió el rol que había protagonizado hasta ese momento la británica Alicia Markova durante una de las temporadas del Ballet Theatre de Nueva York.
Lo más difícil resultaba hacer una escena de locura de aquella época de mediados del siglo XIX, y para ello tuve que ver muchas imágenes, pero logré convertirme en el personaje.
Con el tiempo, ese ballet formó parte permanente del repertorio del Ballet Nacional de Cuba y como es de suponer, la versión cubana cuenta con coreografía de la Alonso sobre la original de Jean Coralli y Jules Perrot, con libreto de Théophile Gautier, Vernoy de Saint-Georges y Jean Coralli, inspirado en una leyenda popular germánica recogida por el poeta romántico Heinrich Heine (1797-1856).
Hace pocos días el ballet fue llevado a escena nuevamente, esta vez en el teatro Tomás Terry, de la ciudad de Cienfuegos, en el centro sur de Cuba, y aunque ya hace mucho tiempo no baila, Alicia aseguró que “Estoy nerviosa, como siempre me sucede antes de presentarme frente a un público querido”.
Añadió que “nunca un aplauso suena mejor que el recibido en mi patria, es como estar de nuevo junto a mis padres”.