PUBLICIDAD
Año XX - Madrid, Lunes 11 de Diciembre de 2017
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Turismo

Airbnb, ¿detrás de la nueva política estadounidense hacia Cuba?

Cubaeconómica.com / 14-11-2017

Las nuevas medidas de la administración Trump hacia a Cuba han hecho prever a la mayoría de los analistas una drástica reducción en el número de visitantes llegados de EE.UU. a la Isla. Sin embargo, el diseño de la nueva política apunta a disminuir el impacto en los 'cuentapropistas' propietarios de viviendas y habitaciones de alquiler para turistas.

Y una de las principales responsables de ello sería "Airbnb" ya que, según recoge el medio especializado en los tejemanejes de la política estadounidense "The Hill", la popular plataforma de reserva de alojamientos ha estado detrás de una “ambiciosa campaña de cabildeo” para minimizar algunas de las restricciones con los que las autoridades estadounidenses se planteaban regular los viajes de sus ciudadanos a la Isla.

Así, las nuevas medidas incluyen una disposición por la que se continúa permitiendo a los estadounidenses “alquilar una habitación en una residencia privada cubana" como las incluidos en la plataforma Airbnb; al igual que comer en los "restaurantes privados cubanos", conocidos como 'paladares', o "comprar en tiendas privadas manejadas por cubanos independientes”. Es decir, comparativamente, se beneficia claramente a los 'cuentapropistas' del país caribeño.

Unas disposiciones en las que habrían influido el cuarto de millón de dólares que la empresa habría gastado, según The Hill, para presionar sobre las medidas finales hacia Cuba. De esta forma, Airbnb también habría ayudado a que, aunque se haya ratificado la anunciada eliminación de los viajes individuales “persona a persona”; se deje una puerta abierta a ese tipo de turismo encubierto bajo la categoría de “apoyo al pueblo cubano”.

Mediante esta otra categoría, los viajeros estadounidenses que se acojan a ella no estarán obligados a viajar en grupo a la Isla siempre que se comprometan con “un apoyo adicional para las actividades del pueblo cubano, tales como fines humanitarios y asistencia de derechos humanos, a fin de cumplir con los requisitos de un horario de tiempo completo”.

Una modalidad que supone complicaciones adicionales respecto a los viajes "persona a persona", hasta el momento en una de las formas más populares de visitar Cuba; pero que aún así ha sido vista como una buena noticia por Airbnb, que tiene en Cuba el país donde su número de ofertas crece más rápido.

En un informe publicado en junio, la plataforma señaló que los cubanos que alquilan habitaciones o apartamentos a través de Airbnb ingresaron, desde abril de 2015 en que dio comienzo su actividad en la Isla, unos 40 millones de dólares gracias a las más de 22.000 habitaciones que ofrece a través de su plataforma en 70 ciudades y pueblos del país caribeño.

De esta forma, Cuba es ya el noveno país más popular en Airbnb para los turistas estadounidenses, por delante de países como Australia, Alemania, Holanda o Tailandia. Y, es que de acuerdo al artículo de The Hill, alrededor del 35% de los huéspedes de la plataforma en Cuba provienen de EE.UU.

Y, según cifras que se hicieron públicas la pasada semana por la Direccion de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE), de la Cancillería cubana, más de 346.000 ciudadanos estadounidenses viajaron a Cuba durante los primeros seis meses de 2017, un aumento del 149% con respecto a la misma fecha del año anterior.