Año XXI - Madrid, Miércoles 23 de Mayo de 2018
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Eventos

El retrasa en el relevo de Castro desata las especulaciones

Cubaeconómica.com / 21-12-2017
Raúl Castro, presidente de Cuba

Raúl Castro, presidente de Cuba

Raúl Castro continuará al frente de Cuba, al menos, dos meses más de lo previsto después de que el Parlamento cubano haya aprobado este jueves extender hasta el 19 de abril de 2018 la actual legislatura que tenía previsto llegar a su fin el próximo 24 de febrero tras la celebración de unas elecciones generales.


Por ello, será en esa nueva fecha en la que, salvo una nueva modificación, se celebrará la elección de la nueva Asamblea Nacional, así como del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Según la versión oficial, difundida a través del diario Granma y de Juventud Rebelde, este cambio se debería a la "situación excepcional" que provocó el huracán Irma tras su paso por la Isla durante el pasado mes de septiembre.


Una explicación no del todo inverosímil ya que el citado desastre meteorológico ya provocó que las elecciones municipales de octubre se retrasasen un mes por los problemas que originó en el país caribeño. Pero, en las semanas transcurridas desde entonces, la vida en la Isla ha regresado a la normalidad como, de hecho, no han parado de difundir sus autoridades muy interesadas en que se recuperase la actividad turística.


Además, las consecuencias y el impacto de esta decisión son, lógicamente, mucho mayores que las del anterior retraso electoral ya que supondrá un retraso de cerca de dos meses en el que será un cambio histórico en el poder político. No en vano, cuando se produzca finalmente la nueva elección y si todo sigue el curso previsto hasta hoy, será la primera vez desde la Revolución cubana en que uno de los hermanos Castro no estará oficialmente al frente del país.


De momento, el Departamento de Estado y la Casa Blanca no han hecho comentarios sobre esta modificación del calendario electoral cubano. No obstante, según recoge El Nuevo Herald, diversos analistas ya venían especulando con la posibilidad de que el histórico presidente prolongase su mandato debido a las difíciles circunstancias que atraviesa el país caribeño.


Y es que Cuba, en estos momentos, ha de afrontar una economía con muchos problemas, la caída de los subsidios procedentes de Venezuela con la consiguiente crisis energética, el endurecimiento de las sanciones de EE.UU. y la crisis diplomática creada con ese país tras el extraño caso no esclarecido de los incidentes sónicos acaecidos en su Embajada.


Domingo Amuchástegui, un ex analista de la inteligencia cubana que ahora vive en Miami, había declarado hace unas semanas al citado periódico con sede en Florida que para él "es inconcebible que en las circunstancias actuales ellos se retiren; y no es solo él (en referencia a Castro), es todo el equipo, la generación histórica, la que se espera que siga adelante durante un tiempo”.


Un aspecto que la propia Mariela Castro, hija de Raúl, vino a reconocer cuando señaló hace unos meses en una entrevista que “hay mucha gente que no quiere que mi padre deje el poder, mucha gente que está presionando para que no lo haga”. Además, la relativa baja participación en las citadas elecciones municipales, la menor en la historia de unos comicios celebrados tras la Revolución, también podría haber sembrado dudas entre los dirigentes cubanos.


De esta forma, ahora, con el cambio de fecha, Raúl Castro tendría más tiempo para finalizar acuerdos potenciales con otros países y dejar algo más asentada la transición. Se prevé que el relevo del actual presidente lo asuma el actual primer vicepresidente cubano y teórico número dos del régimen, Miguel Díaz-Canel, y el hecho de que éste sea visto por algunos sectores del Partido Comunista Cubano (PCC) como alguien sin la experiencia necesaria para ocupar el puesto en el contexto actual, también habría influido en la decisión que ha transcendido hoy.


La Constitución cubana determina que una legislatura solo puede extenderse "por acuerdo de la propia Asamblea en caso de guerra o en virtud de otras circunstancias excepcionales que impidan la celebración normal de las elecciones y mientras subsistan tales circunstancias".