Año XXI - Madrid, Lunes 20 de Agosto de 2018
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Economía

Un sector del exilio cubano pide a Trump que no reconozca al sucesor de Raúl

Cubaeconómica.com / 07-02-2018
Miami Dade

Miami Dade

Un sector del exilio cubano concentrado en el condado de Miami-Dade ha pedido a través de la Comisión que representa a este condado que el Gobierno de Donald Trump, así como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU), no reconozca el traspaso de poder que está pevisto que tenga lugar en Cuba en los próximos meses.

En concreto, en una petición, contenida a través de una resolución promovida con ocasión del homenaje que la Comisión de Miami-Dade ha rendido a la opositora cubana Rosa María Payá y que fue aprobada por unanimidad, este organismo solicita que no se reconozca "ninguna sucesión de poder en Cuba sin elecciones libres y multipartidistas que restauren la autodeterminación del pueblo cubano”.

Es decir, un rechazo al proceso electoral que tendrá lugar en Cuba y en el que se renovarán los escaños de Asamblea Nacional por un mandato de cinco años; y ésta elegirá al Consejo de Estado y al nuevo presidente, que teóricamente sustituirá a Raúl Castro ya que éste ha anunciado que no se postulará para un nuevo período en la presidencia.

Un proceso sobre el que el comisionado de Miami-Dade, José Díaz, se ha pronunciado en contra al señalar que: “el pueblo cubano merece el derecho a decidir su propio futuro en elecciones libres, abiertas y multipartidistas, no con un voto simulado orquestado por el régimen comunista”.

Mientras que, por su parte, la propia Payá, hija del disidente Oswaldo Payá, fallecido en un accidente de automóvil en 2012, declaró que los cubanos “necesitan” que la comunidad internacional les apoye para impedir una “sucesión dinástica” en Cuba.

Pero además, según ha informado a Efe un funcionario de la Comisión de Miami-Dade, la iniciativa está contemplada como parte de una campaña más amplia cuyo fin último es movilizar al pueblo cubano para organizar un plebiscito vinculante en el que los ciudadanos puedan pronunciarse sobre el sistema político que quieren.