Año XXI - Madrid, Miércoles 25 de Abril de 2018
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Editorial

La comidilla del poder en Cuba

Aurelio Pedroso / 12-02-2018
Miguel Díaz-Canel

Miguel Díaz-Canel


Cuando a duras penas solo restan 60 días para conocer las nuevas autoridades al frente del Estado y Gobierno, no hay cubano con sentido común que repase las posibilidades que el nuevo Parlamento apruebe, sin duda alguna, por unanimidad.




Las tertulias y debates en torno al tema suceden lo mismo en una festividad, en la fila para el pan, a la espera del autobús, que en la lenta caminata en un camposanto con el occiso por delante.


Dos aspectos están suficientemente claros. Uno, la retirada de Raúl Castro al frente de los Consejos de Estado y de Ministros para limitarse a ser el número uno en la conducción del partido comunista, fuerza rectora de la sociedad cubana según la Constitución. Dos, el ascenso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez.


Con este último, de 56 años de edad, existen diversas opiniones entre ex miembros ya retirados del gobierno que suponen que Díaz-Canel sólo asumirá el Consejo de Ministros, mientras que otro peso pesado, de los llamados históricos, pudiera asumir la jefatura de Estado con un joven lugarteniente que bien pudiera ser el actual canciller Bruno Rodríguez Parrilla como vicepresidente primero.


Los hay, y que prefieren el anonimato, que confirman estar redactado ya el nuevo proyecto de Constitución, con elementos indispensables para esta separación de poderes, además de la aparición de nuevas figuras como el trabajo privado y la libertad de viajes, entre otras novedades


Tales pronósticos, no muy desacertados, tienen un tiempo en extremo limitado para ponerse en marcha. Y con respecto a las funciones que deberá cumplir Díaz-Canel, pues nada más socorrido que un día tras otro. Esperar por el venidero abril.