Año XXI - Madrid, Viernes 20 de Julio de 2018
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Economía

Nuevo descenso en la participación electoral

Cubaeconómica.com / 12-03-2018
Rául Castro, presidente de Cuba

Rául Castro, presidente de Cuba

Sin mayores sorpresas han transcurrido las elecciones de este domingo en las que Cuba ha votado quiénes serán los representantes que ocuparan los 605 escaños de su Asamblea Nacional de dónde, a su vez, en abril, saldrá el sucesor del presidente Raúl Castro; un cambio histórico en la Isla pese a la continuidad del sistema instaurado tras la Revolución cubana.


Más de ocho millones de cubanos mayores de 16 años, un 72% de la población, eran los que estaban llamados a las urnas y, según el dato preliminar facilitado por Alina Balseiro, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), habrían acudido a las urnas 6.963.028. Una cifra que representaría el 78,57% del total de convocados.


Pero una cifra, también, que representaría un descenso respecto a los 7.610.183 electores, o el 89,02% de la población, que participó en los comicios del pasado 26 de noviembre y que ya fue históricamente baja para ese tipo de comicios. En dicha ocasión, se eligieron a los delegados a las asambleas municipales o concejales. 


Algo que podría explicar en parte el descenso en la participación dado las particularidades del sistema cubano ya que, además de ser los encargados de la representación local; los delegados municipales están a cargo también de nominar en sus 168 asambleas a los candidatos para ser seleccionados como uno de los 1.265 delegados de las 15 Asambleas Provinciales que se constituirán el 25 de marzo.


Sin embargo, en el caso de los comicios de ayer, más que de una verdadera elección; se trataba de ratificar el resultado de las más de 12.000 propuestas surgidas en las reuniones de nominación celebradas en septiembre de 2017 en las 45.688 localidades de todo el país, cuando se inició la primera etapa del proceso de elecciones generales. Y la claver reside en que los candidatos salidos de ahí, eran tantos como puestos existen en la Asamblea Nacional: 605.


De esta forma, toda la emoción de los comicios de ayer residía en que los candidatos a diputados y delegados necesitaban, para confirmar su elección, obtener más del 50% de los votos válidos emitidos. Por ello, a la espera de confirmación, el panorama que ofrecerá la nueva Asamblea Nacinal es bastante previsible.  


De confirmarse todas las previsines, la foto global ofrecerá una edad promedio de 49 años de edad, un 41% de representantes negros o mestizos, y un 53,6% de mujeres. Es decir, una imagen de pluralidad y cambio generacional, ya que además casi el 90% de los candidatos han nacido después de 1959.


Pero también aquí habría aspectos que matizar ya que, entre los candidatos se incluye la presencia de octogenarios que si bien representan un porcentaje menor, incluye figuras tan significativas como el actual vicepresidente del Consejo de Estado, José Ramón Machado Ventura de 87 años; el vicepresidente Ramiro Valdés de 85; el general y ministro de las Fuerzas Armadas, Leopoldo Cintra Frías de 77 ;o el propio Raul Castro de 86 años.


Un aspecto que la Comisión de Candidaturas Nacional ha justificado en base a los más de 2.200.000 cubanos que superan las seis décadas de vida, el 18,3% de la población, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de la Isla; pero que se interpreta como una señal de las intenciones de la generación histórica de seguir controlando los resortes de poder en el país caribeño. 


Por ello, la verdadera clave que permitirá determinar hasta qué punto es real la renovación en esta transición del poder será la selección del Consejo de Estado que realice la nueva Asamblea Nacional. Esa entidad tiene 31 miembros, entre ellos un primer vicepresidente, cinco vicepresidentes y un secretario; y en la actualidad la edad promedio de su núcleo principal es de 72 años.


Además, también resultará pertinete comprobar aspectos cómo cuántos candidatos provendrán de sectores no tradicionales del poder. Por ejemplo, uno de ellos podría ser el de figuras del emergente sector privado, que ahora sobrepasa el medio millón de personas en Cuba; pero el hecho de que sólo habrá tres representantes con ese perfil en la nueva Asamblea no hace precisamente previsible que algo así pueda ocurrir.