En la embajada de EE.UU., "el cuartico está igualito"
Cubaeconómica.com
Cuando Obama eliminó la política de pies secos, pies mojados, algunos optimistas entre los muchos que en La Habana quisieran visitar a sus familiares en Miami, esperaban que las cosas cambiarían para bien en la embajada de EEUU y que el otorgamiento de visas se flexibilizaría, apelando a aquello de que "no hay mal que por bien no venga".

Sin embargo, con el paso de las semanas las esperanzas se han ido desvaneciendo y según se comenta en Radio Bemba, "el cuartico está igualito" y cada día, de los cientos que acuden a solicitar visado para viajar al país norteño, solo uno de cada seis –se afirma- sale a de allí con rostro sonriente.

Algunos aseguran que "aquello es la casa de los trucos" porque nadie sabe a ciencia cierta cuáles son los requisitos que le permiten acceder al ansiado visado, pues sin mayores explicaciones los empleados que lo tramitan hacen algunas preguntas aparentemente insulsas y solo advierten al final que "usted no aplica".

Es cierto que por ahora tienen más oportunidades los reclamados para reunificación familiar, pero los que solo aspiran a ir de paseo no hallan como descubrir el "misterio", aunque pongan vasos de agua la noche antes a los santos, o salgan con el pie derecho de su casa el día de la entrevista.
2017-03-06